sábado, 30 de septiembre de 2017

30 de Marzo

Estuve ansiosa toda la tarde. No sabía qué ponerme, pensaba que me veia mal. Dudaba en si debía verte porque me gustabas tanto y tenía mucha timidez. Hablé con mi mamá al respecto antes de irme y me dijo que no me preocupe tanto, que era normal sentirse así en la primera cita. Cuando ya era la hora me puse nerviosa y caminé hasta nuestro punto de encuentro de ese modo, te esperé y no llegabas, casi te llamo pero no lo hice porque vos estabas en la otra esquina esperándome hasta que nos encontramos. Me saludaste. Estabas muy lindo y yo todo lo contrario. No sabía que decir pero traté de ser lo más espontánea posible aunque costó mucho. Me preguntaste que qué habia hecho, yo te miré y te contesté, después sonreí y ambos lo hicimos. Mientras caminabamos para ir a la plaza por momentos estabamos callados. Yo quería decir tantas cosas pero no podía aunque quisiera por lo que vos tratabas de sacar conversación y yo a veces simplemente te miraba y te sonreía tímidamente. Cuando nos sentamos en aquel "banco largo" de la plaza sucedió lo mismo, empezamos a hablar y de vez en cuando nos poniamos nerviosos y vos no sabias qué decir al igual que yo, pero aportabas más temas para charlar mientras que nos mirabamos constantemente sonriendo a la par y juro que el tiempo parecia detenerse. Pasado unas horas pude soltarme más y ser yo misma con vos. Te confesé que a pesar que hace poco comenzabamos a relacionarnos eras la primera persona a la que sentia que podia confiar y dejar mi timidez a un lado por más que no lo pareciera, me dijiste que eso también te pasaba conmigo. Nos contamos cosas de nosotros, sobre nuestra familia y temas importantes como si nos hubiesemos conocido desde siempre y de tanto conversar ya se habia hecho de noche. Faltaba un rato para que me vaya, de pronto me dijiste que cuál era mi intención con aquella salida, yo me puse demasiado nerviosa y no queria responder eso por lo que me lo preguntaste nuevamente y mi respuesta claramente fue que mi intención no fue vernos para ser amigos y me dijiste que pensabas exactamente lo mismo.

-Y... ¿Avanzo yo u avanzás vos?
-No sé, como quieras - respondí tímidamente.

Quiso intentar besarme, no pudo, justo yo comenté que hacia frío lo cual él me preguntó:

-¿Tenes frío?
-Sí
-¿Te puedo abrazar?
-Sí - dije sonriéndole

Y me abrazó re lindo...

Cuando ya me tuve que ir me acompañó hasta mi casa y de repente me tomó de la mano, le sonreí por milesima vez, me correspondió la sonrisa y no podiamos dejar de hacerlo. Al final me despidió con un beso en la mejilla y dejamos ese primer beso esperando unos pocos días más. Nos abrazamos otra vez pero éste era un abrazo más fuerte, que duró más de lo debido e incluso pude sentir su perfume.

Ahora puedo reafirmarlo, sí... y me abrazó re lindo.

miércoles, 28 de junio de 2017

D-esolación

Hoy es un día hermoso, está muy lindo afuera y yo no sé porqué estoy acá escribiendo esto, debería estar paseando por el centro un rato u haciendo otra cosa más interesante pero bueno... qué se yo, estoy en mi casa como siempre y es que esta tristeza me tiene así y no me deja salir. Seguramente no se entienda a lo que me refiero, es que las ideas no me funcionan últimamente porque pienso mucho en vos. En verdad no tengo la intención de escribirte debido que para mí significa que empieces a formar parte de un recuerdo y no me gusta eso. No te escribí cuando todo estaba bien entre nosotros porque no me era necesario, disfrutaba del presente y de lo lindo que era estar con vos pero te fuiste y me dejaste un vacío tan grande que no sé cómo hacer para llenarlo de nuevo, quizás sea volviendo a estar juntos pero una parte mía sabe que definitivamente fue el fin, que duró lo que tenia que durar y no me quejo aunque admito que me cuesta asumirlo y es la razón por la cual te escribo, tampoco sé si es la forma más adecuada pero todo lo que no te dije aquel 5 de Mayo lo hago ahora escribiéndote en éste papel que encontré por ahí, lo hago a pesar de que termines siendo un recuerdo ya que de todas formas lo vas a ser lo quiera aceptar o no así que no pierdo nada, porque lo que quería verdaderamente ya lo perdí.
Otras veces te pienso tanto que me duele la cabeza y talvez así logre que escuches lo que tengo para decirte, es raro pero a veces trato de creer eso para sentirme mejor cuando no soporto más esos dolores que me surgen a causa tuya, trato de estar bien pero la verdad no lo estoy. Me niego a que seas un recuerdo, ya tengo demasiados de ellos y no quiero verte a vos también sólo en mi mente, podrás ser uno perfecto que me hizo muy feliz en su momento, sin embargo no me importa, yo simplemente quiero que estés al lado mío como hace tres meses atrás en adelante cuando nos volvimos a ver después de mucho tiempo y desde esa vez empezó lo nuestro hasta hace un mes y medio que terminamos.
Y es que extraño abril, extraño lo que éramos en ese entonces, extraño todo, te extraño a vos, tanto que duele y me molesta esa sensación. Te necesito, no te imaginas cuánto que llegué al punto de escribirte y conste que no era mi intención pero ya no aguanto más.
"Cuánto te quise, quizás, seguirás sin saberlo". Jorge Drexler define lo que me pasa con esa simple frase. Si, te quiero, te sigo queriendo más de lo que crees y pasan los días y no puedo entender todavía porqué vos no. Sé que los sentimientos no se fuerzan y también sé que en algún momento esto iba a terminar pero nunca pensé que seria tan rápido. Creo que no pudiste con tantas palabras de amor que te dije, se te acumularon y no supiste qué hacer. Supongo que debí haber sido más fría o no haber demostrado mucho lo que sentía pero se me hizo imposible, me gustabas demasiado y no pude controlar mis emociones, además ya lo hice y es algo que no me arrepiento, al menos puedo decir que te demostré que te quería, ¿Pero vos qué hiciste con esos "te quiero" dirigidos hacia mi? Al parecer te ahogaste con tus palabras...
Bueno, la verdad que no sirve de nada sacar conclusiones o preguntar cuando no va a existir respuesta alguna de tu parte, al igual que ya no va a existir un "nosotros". ¿Qué triste no? Lo sé y por eso mi intención no era escribirte porque como verás cuando lo hago trae estas lamentables consecuencias: Vos.

martes, 14 de marzo de 2017

¿Des-esperanza para un amor no correspondido?

I:

Me gustaría poder decirte todo lo que pienso de vos de una vez, sin tapujos. Animarme y preguntarte acerca de esto. Preguntarme. Lo que no fue y pudo haber sido. Si, detesto esa frase pero me lo cuestiono con frecuencia. Podríamos haber sido tantas cosas, tantas que no cabrían en nuestras mentes, pero bueno... acá estamos. Somos completamente desconocidos, al menos para vos. No me queres, no me hablas y ni siquiera me devolves la mirada. No es tu obligación quererme pero me duele y mucho. Me duele verte todas las mañanas siguiendo con tu vida como si nada hubiera pasado mientras yo me quedó varada sintiéndome mal. Cambiaste de parecer. Tanto que en tres días te enamoraste de alguien más. Ahora soy inexistente ante tu presencia. ¿Pero te acordás todavía cuánto odiabas esa palabra? Qué tiempos. Y al final lo hiciste. La preferiste a ella. No te juzgo ni te culpo aunque aclaro que yo no queria que esto terminara así. ¿De qué estoy hablando? Si no fuimos nada, simplemente ese sentimento era "recíproco" (si, entre comillas) sin embargo, no fui muy importante para vos. No te importé en lo más mínimo. Está bien. No en realidad, porque no me lo merezco pero hace lo que quieras. Yo pretendía lo mejor. Quizás me ilusioné demasiado en su momento, quizás sigan proyectándose esos escasos recuerdos junto a vos, quizás siga permaneciendo una esperanza de aquel amor no correspondido, quizás sigas permaneciendo en mi corazón más ya no en mi vida, al igual que vos lo hiciste conmigo.
Espero en adelante ser yo la que cambie de parecer y siga su rumbo.

Adios desconocido conocido, fue muy bonito lo que no fue.

jueves, 19 de enero de 2017

Premisa de una ilusión

Tarde reflexiva.
¿porqué yo estoy tan subestimada?
No entiendo.
Surgen criterios con desprestigio que hasta yo he de creer.
"Cualquier intento que hagas serán en vano."
No me creo capaz de transgredir las reglas. Basicamente me encuentro callada, intacta, tan sumisa e inmóvil.
¡Siempre igual!
No sé cómo hacer para cambiar éste sistema superfluo. ¿Cómo hago para hacer el bien de una vez? ¡Exijo saber!
Sin embargo, no creo tener tales capacidades para lograr algo semejante.
Tengo miedo a intentar y que no sea recíproco.
Me resulta tan difícil demostrar mi verdadera yo, hasta a mí misma que ya no sé quien soy.
¿Porqué yo estoy tan subestimada?
Lo he estado notando últimamente. Sé que nadie me conoce como para hablar de mi, pero aún así lo hacen.
¿Pero porqué yo me subestimo tanto?
Aunque las fuerzas del universo me lo impidan, yo sé que puedo transformar ésta involución política y social en algo mucho mejor.
No sé por dónde comenzar...
La subestimación está grabada de tal forma que me bloquea la mente.
¡Mas quiero saber porqué me subestiman!
Y vi al soberbio hacerse el idiota mientras su silencio se mantenía tan silencioso como su mismísimo nombre.
¡No quiero que me subestimen!
Me cansé de creer que no puedo hacer nada cuando sé fehacientemente que puedo demasiado.
No me arrebaten la ilusión que mantengo.
Quizás ahora no sé quien soy, pero sé quien voy a ser.
Y me pregunto ahora,
¿Será la susceptibilidad que está colmándome todo el cuerpo? u ¿Seré yo realmente la que esté escribiendo esto?

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Lo que la noche me hizo escribir(te)

cada lugar sos vos
y perduras en el tiempo
al igual que el noveno mes
y ese abrazo

al igual que ayer
esas miradas mañaneras

la misma costumbre perciste
pronuncias mi nombre a lo lejos
un simple beso en el pómulo
ya estoy hecha

cada persona sos vos
te veo por allá,
por allá está tu imagen
pero vos no estás ahí

y la noche me hizo pensarte
mañana también
te sueño disipadamente

soy el sueño tuyo
te despertás y me desvelo

soy cada chica que imaginas
¿imaginaste alguien así?
(alguna vez sí, hoy quizás)

sábado, 18 de junio de 2016

Reflexiones: A mi yo de ahora y siempre

En estos últimos días, he estado pensando mucho acerca de aquellas personas que conviven conmigo seis horas a la semana.
Me he dado cuenta que no tengo a quién confiarle nada que salga de parte mía.
Ha pasado quizás un mes, y me pude dar cuenta que algunos hablan detrás de mis espaldas, me dejan de lado en varias circunstancias, y otros simplemente no quieren hablarme de un día para el otro.
Éste año me propuse cambiar, me propuse ser la mejor versión de mi misma, y disfrutar de mi adolescencia.
Admito que es un buen año, que es mucho mejor a los últimos cinco años de mi (corta) vida. Me hice algunos amigos, puedo hablar con varias personas pese a la timidez que sigue permaneciendo en mí. Sin embargo, me refiero que sólo son como buenos compañeros que se puede realizar una conversación y hablar de cosas divertidas que quizás técnicamente no lo son, o reírte a carcajadas de vez en cuando.
De todos modos, sigo sintiendo en varias ocaciones, esa soledad dentro mio de hace tanto tiempo.
Yo sé que las amistades no son para siempre o que son simples amistades pasajeras que sólo perdurarán hasta que la secundaria haya terminado. Pero reitero, siento que no puedo encajar en ningún lado aunque quisiera. Siento que estoy destinada a no tener amigos porque todavía yo no sé cómo es eso de hacer amigos. Siento que a veces tengo que cambiar un poco y ser otra versión mía para que puedan aceptarme. Siento que no puedo ser mi verdadera yo. Siento que quizás esto sea siempre igual y pensarlo me hace mal.

Y ahora que lo pienso más detenidamente, llegué a la conclusión de que siempre va a ser así, no será la primera ni última vez. Recién estoy comenzando mi vida y esto lo voy a vivir miles de veces más.
Tengo que mantener la calma y permitirme ver que estoy pasando por un buen momento aunque no lo crea.
¿Hace unos años o hace tan sólo seis meses atrás hubiera creído que esto pasaría? No. Yo sé que no.
A pesar de que a éstas instancias esté un poco (demasiado) sensible, me suceden cosas increíbles que antes no hubiera imaginado por más tonto que llegue a ser, por más que haya algunos obstáculos en el camino.

Soy alguien increíble. Puedo hacer todo lo que yo quisiera si me lo propongo. Tengo toda la capacidad que necesito para hacer cosas que quizás otros, al menos a mi edad, no harían. Sólo tengo que buscar como desarrollar esas capacidades y llevarlas a la práctica. Quizás ahora no sepa como lograr mis metas y objetivos por algunas cuestiones pero todavía tengo tiempo para sentarme a pensar cómo.
También, me gusta hablar de ciertas cosas o tener esas charlas interesantes que a la mayoría de los de mi edad no les importa en lo más mínimo. Tengo que estar orgullosa de ello, y de lo que soy. No importa lo que los demás puedan decir de mi. Los de afuera son de palo.

La única persona que puede juzgar mis acciones y en general, soy yo. Porque a fin de cuentas, los únicos que van a estar cuando necesite ayuda simplemente voy a ser yo. Quizás mi familia, nadie más.

Tengo que permitirme ser yo de una vez en la vida. Tengo que decir lo que pienso cuando tengo la oportunidad y puedo hacerlo sin ofender a nadie.
No tengo que dejar que me subestimen porque yo sé quien soy. No tengo que permitir que hablen de mi como si me conocieran por completo, pero si de todas formas lo hacen, tengo que hacer caso omiso a esas opiniones destructivas. Tengo que dejar de estar mal por las personas que no se lo merecen o por algo que me sucedió ya sea una cosa que valga la pena o no. Tengo que tratar de seguir adelante a pesar de las dificultades, puesto que nadie lo hará por mi. Yo seré la única que puede hacerlo mejor que aquel nadie.

Todo está cambiando.
Mi vida está cambiando aunque vaya lentamente.
Todo es un proceso que lleva tiempo, pero yo tengo que poner algo de mi parte.
Tengo que disfrutar.
Tengo que sonreír.
Tengo que ser feliz.
Pero sobre todo, tengo que vivir.

Dónde quiera que esté al leer esto, todo va a estar bien si eso es lo que quiero.
Me deseo la mayor felicidad, mi yo del presente a mi yo del futuro.

sábado, 21 de mayo de 2016

Cero horas

Abrí los ojos.
al fin,
y me percaté de esto.

sólo un día más.
un día más para admitir que me equivoqué.
ya sé, fue mi error, mi gran error de creer que yo podía con vos, con todo.

sí, me equivoqué.
¿encontras algo de malo en eso?
ya sé, siempre estoy creyendo demasiado.

¿para cuando dejaré de ser tan yo?
me contradije a mi misma.
quiero ser yo, pero no.

¡No!
Realmente necesito cambiar(te) al menos por un momento.
Deseo, anhelo.
sólo espero que esto dé un giro para mejor.

Cerré los ojos.
cansada de pensar.
casada de vos, de todo.
me cansé de creer(te)